carcasa




Programación
si de la boca sale un chorro de agua frío
pero también está la ropa colgada las nubes de moscas diminutas
el pedazo de cielo que atardece menos rosa y los aviones
Hicimos un compost y vino un puñado de pajaritos negros
es un pedazo de tierra, acá no vienen los cuervos pero en la ciudad
como un retazo de agua dulce y la noche baja a los tejados
un bolo rubio de pelos sobre un latón mirando volar


sin embargo hay alma en las tulipas
y en los ojos de fuego de los inmigrantes en banlieue
una valija junto a la ventana del depósito
es la hora del aire azul y nunca vi tanto avión rasgar el cielo
los cadáveres del vino en un cajón y la puerta del jardín con un agujero
la gata camina persigue una abeja vuelve al cuarto


es como volver atrás pero con mucha sofisticación
perdí unos diez litros de imágenes y aprendí a deslizarme
sin ruido sin bestia sin pozo sin viento sin montaña o mar
aprendí a viajar sin darme cuenta: el tiempo es un crêpe
haciendo coreografías anónimas en las grandes gares
una nave gris adentro de otra nave gris cubierta de carcasa gris
el cuerpo sin hueso ni carne al que rendimos culto
y quién dijo que tomar leche de gárgola no es parte del ritual


porque en mi tierra cuelga un gancho de una res
y el cielo se rasga de luz y expulsa una ubre blanca y gruesa
pradera imaginaria y pozo al que golpea el mar
una mina de panel solar prendida de viento y ceguera
pero en esa disgresión se hizo nuestro infierno y su literatura
vacío ancestral y música dominguera triste como un pueblo


a dónde he venido no lo recuerdo esto es una meseta
una única meseta regular y agujereada, excremento barrido y tensión
a dónde voy a emigrar, sueño con túneles y madrigueras
con árboles jóvenes bordeando el camino, almas de hierba y pájaro

Necesito tocar la pulpa bajo el agua el barro oscuro y acre del estruendo
el instante en que la tierra enciende su vorágine elemental

Mis pies tienen hambre y sed












Lugares




Arriba la selva
Escude lugares imprecisos que bordean la cocción
Zancos amapures de piel de paloma
como alfileres que vuelan en la noche

A dónde vas, se dijo
No importa si alguien en algún lugar lo sabe, le respondió

Sino que las partículas se claven y se puedan desprender
Pero eso es igual a la velocidad..
No -y hacía del plano un hojaldre riguroso

Vos estás acá (yo no podía ver)
Pero también estás acá (yo volvía a no poder)
Y en este lugar ya no sos (yo volvía a ver)

Sin embargo está lleno de túneles o poros o canales y bloques
O sea conexiones de cosas aisladas. No no. O sea conexiones
Sí, o cosas
¿Y qué es lo que hace que no lo reduzcan a Dios?

Hacía pelotas de papel corrugado y se reía a carcajadas
tirando las pelotas por el suelo y contra la pared y haciendo malabares

Ahora va a cambiar. Ahora va a cambiar. Ahora va
Pero siempre está pasando en forma de planos discontinuos
que es enjambre y onda y repetición
Quiero decir que su multiplicidad pide diferentes lógicas
Pero ¿cómo abarcar? Entonces hay veces que los pliegues
coinciden y hay veces que no. Pero ¿cómo saber?

El zanco amapúreo cual ojo a la altura del coxis: su tejido es piel 
O las vértebras te tiemblan en las vértebras de alguien
que te vuelve a constituir aunque no sos y en ese temblor
es donde vuelan alfileres o pájaros o brotes desprendidos

Ellos son el viento. Escuchalos hablar. Tienen silencios y exclamaciones
Son de especies distintas y algunos no conocen su idioma
Luego tú atrapas una mosca en la mandíbula y la sientes correr

Pero tiene que ser parte de la ciudad. Quiero decir, que respire
Un bloque sobre otro bloque. Porque sino va a vivir sin vos
Cuando el batir de alas quiebra el espacio musical con alfileres
Como si pudiera. Y es real
Tan real que podrías desangrarte en su mandíbula